Hemos estado 13 días recorriendo un poquito de Bosnia.

Nada más entrar, ya ves el cambio de cultura con lo que habíamos visto hasta ahora durante nuestro viaje.

La mayoría de la población es musulmana por lo que ves y escuchas las mezquitas por doquier.

La gente no habla inglés tanto como en Europa Occidental, pero aún así, no hemos tenido ningún problema para entendernos.

Te van saludando cuando pasas, están encantados de que estés aquí y todos te dicen que les hable a mis amigos de Bosnia para que ellos también vengan!

No puedes obviar lo que han vivido hace menos de 25 años.
Vas conduciendo y ves edificios agujereados y abandonados.

Edificio de Bihac
Edificio en Sarajevo contrastando con edificio nuevo
Edificio destruido donde la naturaleza ha seguido su curso
Iglesia de Bihac destruida

Aquí te das cuenta que las guerras no son sólo en las películas.

En Sarajevo hicimos un par de tours para que nos explicaran bien todo lo que había pasado en Bosnia durante la Guerra de los Balcanes.

Cuando llegamos a un país, intentamos empaparnos de su historia, pero aquí había demasiada, y queríamos que ellos mismos nos contaran cómo la vivieron.

Así fue como conocimos a Almir, un soldado Bosnio, que nos explicó todo lo que vivió entre 1992 y 1995.

Nos contó que tuvo que huir de su edificio por estar vigilado por los serbios y pasó a ser un refugiado en su propia ciudad. Perdió a su hermano durante la guerra.

Nos llevó a los sitios donde se ponían los francotiradores a disparar a todo el que caminaba por la ciudad.

Una de las cosas que más nos impresionó fue cuando nos llevó al Tunel de la Esperanza y nos explicó cómo pasaba allí sus horas.

Tunel of Hope

Nos contó que Sarajevo estaba rodeada por los Serbios, les cortaron la luz y el agua, entonces hicieron el Túnel de la Esperanza.

mapa de Sarajevo rodeado durante la Guerra

Un túnel de solo 800 metros entre dos casas de particulares para pasar desapercibido.

Debajo de esta casa se construyó una de las salidas del Túnel de la Esperanza

Lo usaban para ir a por medicamentos o comida.

Necesitabas mucho papeleo firmado para poder pasar, porque no se podían permitir que la gente huyera, sino ganarían los serbios.

Almir también nos llevó a ver un barrio con edificios muy deteriorados pero otros ya renovados y reformado completamente. La ciudad mira para delante, en unos años solo los edificios abandonados tendrán las señales de la guerra.

Barrio donde han empezado a reformar los edificios

Estuvimos en Mostar en el Museo del Genocidio, donde hay fotos de la cantidad de atrocidades pasadas.

En el Museo del Genocidio de Mostar

Al haber vivido una guerra están como 30 años atrasados a nosotros, quiero decir… lo mismo que vivimos nosotros con nuestra guerra civil. El recomponerse, levantar cabeza y tirar para delante cuesta. Por eso me recuerda mucho a cómo estábamos nosotros hace eso … unos 30 años.

¿Te acuerdas cuándo veias por la carretera paradetas vendiendo cintas o dvd? Pues aquí ves en todos lados.
¿Te acuerdas del primer Volkswagen golf? Pues aunque se ven coches buenos… Te digo que no ha habido día que nos hemos cruzado con dos o tres.
En la carretera te encuentras cada 500m. gente vendiendo frutas y verduras de sus huertos.
Hay muy pocas grandes superficies, te encuentras pequeños comercios por todos lados.
La gente es majísima!

Imagínate en Bihac íbamos a dormir al lado de un río, pues vino Husein, un hombre Bosnio que no hablaba nada de inglés. Nos dijo que donde estábamos venía la juventud de fiesta y que no íbamos a poder dormir. Total que le acompañamos y a unos 150 metros tenía una casita que usaba cuando iba a pescar. Nos dejó aparcar la Tanqueta en su jardín y nos dijo que nadie nos molestaría.

Husein nos ofreció dormir en su parcela
Un sitio genial!!!

Un día hicimos parada para dormir en un pueblecito muy pequeño que nos pillaba de camino, aparcamos en el único parking que había en el pueblecito y nos fuimos a dar una vuelta. Estábamos paseando y se acercó un chico y empezó a hablar con nosotros. ¿Vosotros sois los de la autocaravana verdad? Todo el mundo sabía que había llegado una autocaravana de España. El camarero del bar nos dijo…ahí estáis bien aparcados!

O por ejemplo…habéis hecho alguna vez un free tour? Pues uno de los que hicimos nos invitaron a un café Bosnio con su tía y su madre, imagínate que buen rollo!!

Antes de hacer el free tour, nos invitaron a un cafe bosnio

Café Bosnio…que bueno!! Eso es tener poso y no el café que hacia mi abuela!

Bonsaka kafa = Cafe Bosnio

Bosnia es un país seguro, en Sarajevo (la capital) aparcamos en un barrio a 4 km del centro, en un barrio muy deteriorado por la guerra y no vimos ni percibimos nada de inseguridad.

Con la Kenya no hemos tenido ningún problema, sí que nos hemos encontrado sitios que no nos han dejado entrar, cómo en el Bus o en varias tiendas de souvenirs …. pero aquí no hay muchos perros como mascota.

Jugando con una amiguita

Hay muchos muchos muchos perros callejeros, todos con su chip. Que ladran mucho…pero luego solo quieren jugar.

Perros callejeros que nos vigilaban!!

Ha habido gente que no quería que se le acercara, pero otros que nos han visto llegar y nos han traído agua o les ha faltado tiempo para jugar con ella.

Vamos….. cómo en todos sitios!Lo mas gracioso con Kenya nos pasó nada mas pasar la frontera por Velika Kladusa. Paramos para cambiar BAMS y comprar una tarjeta de Internet. Cuando estábamos en la tienda notábamos que todo el mundo nos miraba, así que pensando que no estaba bien visto que un perro estuviera dentro de un negocio, me fui para afuera con ella. Todo el mundo me miraba, una pasada, me hice un autorepaso de ropa, digo… a ver si voy muy corta, (no deja de ser un país con la mayoría de población musulmana) pues no! iba bien, así que seguí allí parada, esperando a Jordi y flipando por ser el centro de atención del pueblo. Total… que al cabo de un rato viene un hombre y empieza a hablarme en bosnio, y me dice en ingles,

«how money your dog?» (cuanto dinero tu perro)

Y le digo… my dog? (mi perro?)

yes, beautiful (si, preciosa)

le digo… nada es mia!

Estaba flipando porque digo… he tenido que entender mal toda la conversacion!

Hasta que al cabo de un rato viene otro y me pregunta lo mismo! que quiere a mi perra, que cuanto vale. Total… me senté en el suelo al lado de Kenya diciendo… esto es mio y no te lo vendo!!!

No hemos visto ningún boxer, supongo que les gustaría la raza y me la querían comprar.

Resumiendo… en estos 13 dias hemos estado en Una National Park.

Una National Park

Hemos visto cascadas mientras se juntaban dos ríos, fortalezas y catacumbas en Jajce.

Se unen los rios Vrbas y Pliva
Catacumbas
Jajce

Hemos subido dos montañas para llegar a los castillos de Kulen Vakuf.

Castillo de Havala
Castillo Ostrovica

Hemos estado en Travnik y probado los mejores Cevapis.

Cevapi comida típica de Bosnia

Hemos probado los Burek de carne y Sirnica de queso.

Comida típica Bosnia

Hemos estado paseando por las pistas de bobsleigh de Los Juegos Olímpicos de invierno de 1984.

Construida para las Olimpiadas de 1984, ahora abandonadas

Hemos sabido lo que son las rosas de Sarajevo.

En honor a la sangre derramada durante la Guerra

Hemos estado en el bazar turco de Sarajevo.

Old Town de Sarajevo

Hemos estado en Jablanica viendo el puente destruido por el propio gobierno para fastidiar a los alemanes, durante la II Guerra Mundial.

Puente de Jablanica, dinamitado en la II Guerra Mundial

Hemos conducido por una carretera preciosa de Jablanica a Mostar

Hemos estado en el búnker que Tito (líder gobierno Yugoslavo) mandó construir en secreto por si había una guerra nuclear y solo había cabida para 350 personas de la élite Yugoslava.

Búnker secreto de Tito

Hemos visto el icono de Mostar, su puente y su casco viejo.

Casco antiguo de Mostar Patrimonio de la Humanidad junto con el puente
Stari Most , hay gente que hace competiciones y se tiran del puente para ganar dinero

Hemos estado en el nacimiento del río Buna, donde hay un monasterio bajo un acantilado de 200 metros.

Tekija Blajag, nacimiento del rio Buna bajo el acantilado

Y hemos pateado el precioso pueblo Pocitejl donde no hay calles sino escaleras en este pueblo empedrado.

Calles empedradas de Pocitejl


En fin, 13 días dan para enamorarte de un país.

De tener respeto a un país que lo ha pasado muy mal, hace muy pocos años.

Te da tiempo a saber que sólo quieren pasar página y continuar con sus vidas, pero sin olvidar.

Así que, si no sabes si venir o no…te digo que lo hagas!

Te encantará !!

(Visited 74 times, 1 visits today)